Música

Los ruidos como orden fonético y musical

Cuando un objeto es golpeado pulsado o rasgado vibra, pero no se escucha nada, pues le falta un medio que conduzca el sonido, como por ejemplo el aire.

Como seguramente sabes el aire está compuesto por moléculas de nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono y otras sustancias que cuando el objeto vibra empuja las moléculas cercanas. Estas a su vez presionan a las que están junto a ellas y así sucesivamente a este movimiento se le denomina: Onda Sonora.

En el aire, las ondas viajan a unos 340 metros por segundo. Nota que las que viajan son las ondas no las partículas de aire, si hay un oído cerca estas ondas hacen vibrar el tímpano que a su vez mueve el martillo que agita el yunque, qué pasa su energía por el estribo, al caracol. Que a su vez convierte las vibraciones en señales nerviosas que se transmiten a través del nervio auditivo, hasta la corteza auditiva primaria del cerebro, donde se realiza la percepción del sonido.

Si el objeto vibra muy rápido, por ejemplo con una cuerda más corta, la onda tiene una mayor frecuencia y la percibimos como un sonido más agudo. Los seres humanos podemos percibir frecuencias desde los 20 hertz. Pero otros animales tienen rasgos diferentes.

Los perros por ejemplo, no pueden oír sonidos tan graves como nosotros, pero si pueden oír sonidos tan agudos como de 45 kilo hertz. Las ballenas pueden oír frecuencias tan bajas como 7 hertz.

Las ondas de sonido son esféricas, pero las representamos como líneas onduladas para entender las más fácil.

Cuando hacemos música tenemos que tomar en cuenta el ritmo, el volumen y el timbre de los sonidos pero el elemento que más reconocemos es la melodía y es aquí donde los tonos son importantes.

Verás, en la música no se usa cualquier tono. Ya se ha discutido muchas veces la intención que tiene el sonido en sus diferentes vibraciones o intenciones. A este respecto, el uso de los signos de puntuación se hacen una constante al momento de crear una letra para una canción o una canción para un tono musical. Veamos por ejemplo que son los signos de interrogación o admiración y que papel juegan al momento de crear las letras musicales de una canción.

Cada orden fonético se rige de acuerdo a la manera de ubicar ordenadamente estos signos escritos en nuestro vocabulario, haciendo del texto un recurrente armonioso.

Como herederos de la cultura occidental la escala con la que estamos más familiarizados es la escala cromática de 12 tonos.